Pebble-Beach-Golf-Links-Lowgolf-02

Un sueño llamado Pebble Beach

El recuerdo más inmediato de Pebble Beach Golf Links que se me viene a la cabeza es paz, la quietud y la armonía de los atardeceres, son insuperable. Si estas leyendo este texto es porque, al igual que yo, eres más que un aficionado al golf. Si es así, hay cuatro cosas que debes hacer en tu vida golfística antes de hacer tu último birdie:

– Pisar Augusta National (preferiblemente durante el Masters de Augusta).
– Salir del tee del uno y llegar al 18 del Old Course de Saint Andrews.
– Vivir el tee de un hoyo uno de una Ryder Cup.
– Jugar Pebble Beach

La utlima vuelta de Jack Niclaus

No hay un orden lógico ni recomendable, lo dejo al azar de tus posibilidades y disponibilidad, si en algo estoy de acuerdo con el mítico Jack Nicklaus es en su famosa sentencia: ’si solo me quedara una ronda en mi vida, sin dudarlo sería en Pebble Beach’. Amén, Oso dorado. Recuerdo muy bien aquella mañana de nervios y humedad fresca del Pacífico. Hay viajes que guardas de por vida, y os aseguro que en mi mente sigue vivo cada segundo de mis experiencias en Pebble Beach. Mi caddie, los minutos previos en el putting green, la llegada a los hoyos 6, 7, 8 y 9, uno de esos pocos momentos en tu vida donde un paisaje puede sobrecogerte.

Uno de mis rincones favoritos

Jugar-Pebble-Beach-Lowgolf

La salida del hoyo 6, un imponente par cinco, donde el campo empieza a coquetear con el Océano Pacífico, la salida del hoyo 7, apenas 100 metros de par 3 cuesta abajo, donde he visto a los mejores profesionales salir con el hierro 5 en los días más ventosos de la Península de Monterrey o el segundo tiro del hoyo 8, para mí el golpe más espectacular que puedes encontrar en un campo de golf.

La combinación de hoyos es perfecta. Pebble Beach Golf Links es uno de esos campos que, apenas termines de jugar, podrás recordar cada uno de los 18 hoyos. El campo termina con un complicado par 3 y el hoyo 18, un par cinco donde las olas te rompen en los pies en el mismísimo tee de salida.

La atención al visitante roza además la excelencia, desde el recibimiento en el club o la estancia a los hoteles (si tienes la suerte de quedarte en el resort), los caddies que te acompañan, o el final de ronda, antes de una merecida cerveza con vistas, te recepcionan los palos para dejarlos inmaculados antes de la siguiente ronda, mientras, te limpian los zapatos e incluso te refrescan los pies con chorros de aire fresco. Los cambios de temperatura del día a la noche son bruscos en esta zona; imagina como después de jugar y comentar la experiencia, en tu habitación te han preparado un baño caliente y te han encendido la chimenea.

Creo que no necesitas muchos más argumentos para vivir esta experiencia, pero te aseguro que los hay: la maravilla natural de la Península de Monterrey, jugar Spanish Bay o Spyglass, visitar un pueblo de cuento como Carmel, hacer la ruta de las 17 millas, San Francisco, etc…,.

Un último recuerdo en Pebble Beach Golf Links

En otra de mis visitas, esta vez sin palos, en el US Open del año 2010, recuerdo a un periodista americano que había jugado el campo un par de meses antes. “Salí del tee del hoyo 1 siendo agnóstico y y en el green del 8 te puedo asegurar que creía en Dios”, comentaba serio y todavía abrumado. Para disfrutarlos de verdad, los campos hay que jugarlos en silencio, me decía el muy sabio “es un regalo oír tus pisadas crujiendo la hierba”. Hace poco me enteré de que el Covid también se lo llevó por delante, me reconforta pensar, cómo intuía el gran Nicklaus, qué se fue con su sueño cumplido.

Hugo Costa

Hugo Costa

A estas alturas de la vida estoy orgulloso de haber juntado tres de mis pasiones, el golf, la comunicación y los viajes. El fruto de este bendito cóctel se llama Lowgolf y desde aquí vamos a ayudaros a que vuestros sueños se conviertan en realidad.

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes..

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para una mejor experiencia de uso. Lowgolf asume que aceptas el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies.