Jugar al golf en Escocia es una sensación que traspasa a veces, el límite de lo humano. Es como, que algo te empuja a querer pisar ‘la tierra prometida’ alguna vez en tu vida. Quizá parezca una exageración, pero todo el que llega a St. Andrews por primera vez encuentra allí un lugar mágico, como que atrapa, y la realidad es que no van muy desencaminados. La experiencia de llegar al edificio de la Royal & Ancient y sentarte en uno de los bancos que allí hay para divisar el Tee del hoyo 1 y el green del hoyo 18 de el Old course, es verdaderamente indescriptible.

¿Por qué jugar al golf en Escocia?

Si jugar al golf en Escocia se ha convertido en un sueño para ti, te diremos que hay mucho más allá que el Old Course de St. Andrews, aunque este sea el eje de cualquier viaje programado a la cuna del golf. Jugar allí no es fácil, existen muy pocas salidas y sólo algunas agencias disponen de ellas de forma garantizada para pinchar tu bola en el ‘tee’ del hoyo 1, bajo la atenta mira de la R&A. La otra fórmula es ir al ‘ballot’ (sorteo de las salidas restantes) y jugártela a que no te toque, y tengas que volver por donde has venido.

En Lowgolf te podemos ayudar para que puedas disponer de salidas garantizadas, sin duda, pero si llegas tarde y no quieres jugártela al ‘ballot’, te interesará saber que existen otra cantidad de recorridos míticos que harán de tu experiencia algo verdaderamente inolvidable.

jugar-al-golf-en-escocia

A nivel de golf, Escocia se divide en 5 partes muy diferenciadas: Costa Oeste, East Lothian, Aberdeenshire, Highlands y Fife, donde se encuentra el mítico Old Course y otros recorridos de primer nivel como Kingsbarns, para muchos el mejor de la región y posiblemente de Escocia ya que el diseño y las vistas de este espectacular campo mirando casi en todos sus hoyos a St. Andrews, lo hacen único.

En Fife compite con Carnoustie Golf Links, donde se jugó la 147 edición del The Open que ganó Francesco Molinari. Según Miguel Ángel Jiménez «es el mayor test que he jugado en mi vida». La región también cuenta con Loch Lomond. Sin ser un campo Links, es el deseo de millones de golfistas allegados desde todos los puntos del planeta, quizá porque jugar allí es prácticamente imposible a no ser que vayas acompañado de un socio y además, está en un lugar privilegiado. En Gleneagles, que también muy cerca de St. Andrews, se celebró la Ryder Cup de 2014 y con su imponente hotel es sin duda, uno de los destinos top dentro de cada viaje que se haga a las islas.

Hay vida más allá del Old Course

Si tras esto sigues con la intención de jugar al golf en Escocia, The Renaissance Club es otro campo que no deberías dejar de jugar, no sólo porque se han jugado allí los dos últimos Scottish Open siendo éste la antesala del The Open y donde se congregan los mejores jugadores del mundo, sino que además, está considerado uno de los 100 mejores campos del mundo, según Golf Digest.

Si prefieres olvidarte del bullicio de St. Andrews y escaparte a las Highlands o a Aberdeenshire, quizá debas ir a jugar el campo entre dunas que el presidente de los Estados Unidos consiguió construir: el majestuoso Trump International Golf. Además cuenta con un hotel de 5 estrellas, el Trump MacLeod House & Lodge que lo convierten en uno de los resorts más lujosos de Escocia.

Muy cerca se encuentran Cruden Bay y Royal Aberdeen, el cual posee unos preciosos nueve primeros hoyos considerados entre los mejores del mundo y la variedad general del recorrido, aseguran una divertida experiencia de golf.

Dumbarnie-golf

Para terminar nuestro recorrido por Escocia, diremos que campos como Muirfield (The Open 2013), Royal Troon (The Open 2016) Castle Stuart y Royal Dornoch deberían ser fijos en tu viaje si dispones de más tiempo o un segundo viaje a las islas. Campos realmente impresionantes y diferentes entre si, que harán que definitivamente caigas rendido a los pies de Escocia y no puedas pasar sin planificar otro viaje en tu futuro.

Dumbarnie Golf y el Open 2022

Por último, cabe presentar un nuevo campo llamado Dumbarnie Links del cual hablan maravillas y comparan con Kingsbarns. Los privilegiados que han conseguido pisarlo corroboran la elegancia del diseño y la orientación del recorrido, de hecho, será uno de nuestros elegidos para jugar al golf en Escocia durante el viaje que haremos al Open de 2022, donde se jugará la 150 edición de un Open que volverá al Old Course tras tiempos convulsos.